lunes, 21 de junio de 2010

capitulo 2

Cuando llegamos a la mansión Adam y Victoria nos esperaban sentados en el sofá marrón del salón, estaban atacados de los nervios y antes de que pudiéramos abrir la boca se abalanzaron sobre nosotros hablando y gritando los dos a la vez.

-. ¿Dónde demonios os habéis metido? – preguntó Adam. Cuando me fije bien pude ver que tenia barba, debía haber estado varios días sin afeitarse, pero eso era imposible, nos habíamos marchado la noche anterior.

-. Estábamos con las Moiras – dije sin entender nada.

-. ¡Lleváis una semana desaparecidos! – Gritó Adam – pensaba que os había pasado algo, ¿no podíais haber avisado de que pensabais tomaros unas vacaciones con ellas?

-. Para nosotros solo ha pasado un día – dijo Evan con tono tranquilizador. Adam me estaba poniendo de los nervios y estaba a punto de darle una ostia para que se calmase cuando se disculpó con la cabeza y volvió a sentarse en el sofá.

-. Contarnos lo que os han dicho – dijo Victoria ayudándonos a quitarnos la ropa de abrigo y las mochilas. Una vez que estuvimos sentados junto a ellos y comenzamos a entrar en calor con el fuego de la chimenea, entre los tres, les explicamos lo que nos habían dicho las Moiras. Victoria se echo las manos a la cabeza cuando le contamos lo que nos habían contado las tres hermanas sobre Evan.

-. ¿Tienes que matarle? – preguntó Adam.

-. ¡No pienso matarle! – les dije a todos enojada.

-. Bueno, ese tema es mejor dejarlo por el momento – dijo Victoria. Los directores de instituto, vampiros o no, tenían un buen olfato cuando se trataba de parar a tiempo una buena bronca – enséñame la espada – me pidió expectante. Ya me había olvidado de ella, ni siquiera me la había quitado, no pesaba ni me molestaba, por eso no me había dado cuenta de que todavía la llevaba encima. La saque de su vaina y se la tendí a Victoria por el mango.

-. Es increíble… - balbuceaba mientras la giraba y observaba atentamente – Ares tuvo esta espada en su poder miles de años… - dijo para sí misma, después me la tendió y yo la volví a enfundar en su sitio.

-. Bueno chicos yo me voy a marchar, tenéis provisiones de sangre y comida en la nevera – dijo victoria mientras se levantaba – he traído mas sangre, así que puedes tomar cuanta necesites, aunque creo que es conveniente que también sigas comiendo alimentos humanos – me dijo con una sonrisa de madre preocupada.

-. Está bien – le contesté mientras abría el portal y se marchaba dejándonos a los cuatro solos.

-. Dawn, ha llamado al móvil tu amigo Josh – me dijo Adam tendiéndome el aparato rojo del que me había olvidado casi por completo – su mensaje textual es: Dile que cuando vuelva de donde coño este metida me llame – recitó Adam divertido.

-. Sí, eso suena como Josh –dije mientras tecleaba su número y le devolvía la llamada.

-. ¿Dónde narices has estado? – preguntó nada mas contestar al teléfono.

-. Hola, estoy bien gracias – dije con recochineo.

-. Bueno, ya tendremos tiempo para que me lo expliques – dijo de manera muy profesional – ven a buscarme, me uno a ti y a tu grupo en lo que quiera que estéis metidos.

-. Mira Josh, esto es peligroso y no creo que necesitemos a nadie más – mentí, en una unidad de combate cuantos más mejor. Josh se dio cuenta y se río.

-. No me la pegas guapa, ven a buscarme ahora mismo o me las apaño como sea para encontrarte – amenazó el muy terco.

-. Muy bien, en una hora más o menos estoy allí – le dije antes de colgar el teléfono.

-. Dawn, déjame las runas y voy yo a buscarle, tu deberías descansar, no tienes muy buena cara – dijo Evan mientras acariciaba mi mejilla.

-. Es verdad, tienes un aspecto un poco mustio – dijo Kaly intentando ocultar su preocupación con una sonrisa.



Cuando fui al baño para ducharme pude darme cuenta de la palidez de mi rostro y las sombras moradas que caían bajo mis ojos, no habia pasado una buena noche, (bueno, día) pero estaba segura que con un poco de sueño estaría como nueva. Cuando salí de la relajante y caliente ducha, me seque el pelo con el secador y me puse el pijama, cada paso que daba me costaba muchísimo esfuerzo, estaba realmente cansada y caí sobre mi almohada como una piedra.

Una fuerte discusión en el salón de la parte baja de la casa me despertó, no me moleste en vestirme y baje con el pijama puesto hasta la fuente de los alaridos.

-. ¿Qué demonios pasa? – pregunté nada más entrar en el salón.

-. ¡Tu amigo Josh se ha traído una compañera! ¡Es menor de edad! ¡Una responsabilidad grandísima si la pasa algo! – espetó Evan mientras yo localizaba con mi mirada a Sarah, la hermana pequeña de Josh.

-. ¿Pero qué has hecho? – le pregunté a éste mientras le miraba atónita – te dije que era peligroso y traes a tu hermana – dije moviendo la cabeza de una lado a otro con resignación.

-. Ella es mucho mejor cazadora que yo – dijo Josh para defenderse – y mi madre quiere que os ayudemos, nunca supe lo enterada que estaba del mundo sobrenatural hasta que le dije que tenía que ayudarte a dar caza a la Dama Negra. Mi madre sabía quien era, y nos instó para que viniéramos.

-. ¿Cómo pudiste contárselo con el hechizo de lengua anudada? – pregunté sorprendida.

-. Bueno, nunca espere que funcionara, soy un cazador, también pertenezco a tu mundo, así que no… - dijo avergonzado.

-. Sarah, ¿te ves capacitada para esto? – le pregunté a la chica, nunca habíamos hablado mucho durante el tiempo que Josh y yo éramos inseparables, pero siempre había sido amable y correcta conmigo.

-. Por supuesto, soy la más fuerte de la familia – dijo la chica. Sarah no se parecía a ninguno de sus dos hermanos, sus ojos eran de color castaño casi ámbar y su cabello rizado era de un rubio cobrizo muy encantador, sus rasgos le daba un imaginario aspecto de niña buena.

-. Está bien, es imposible discutir con esta familia – le dije a Evan mientras me sentaba resignada en el sofá.

-. ¿Por qué se mueve tu… - Josh no había reparado en mi tatuaje el día que había estado en su casa y ahora acababa de quedarse embobado mirándolo. Se había hipnotizado. Evan se troncho de risa al darse cuenta.

-. Deja de mirarlo – le dije, aunque realmente sonó como una orden y el obedeció al instante, saliendo del trance.

-. ¿Qué paso? – preguntó señalándome el ojo y evitando mirarlo directamente.

-. ¿Voy a tener que ponerme un parche? – le pregunté divertida.

-. No, no volverá a pasar – balbuceó Josh algo abochornado - ¿Por qué se mueve? – preguntó.

-. Una larga historia y ahora no tenemos mucho tiempo, tenemos que comentar entre todos lo que nos dijeron las Moiras y aclarar y preparar los siguientes pasos que tenemos que dar – dije mientras me recogía el pelo en una coleta. Un gritito agudo que jamás imagine que pudiera salir de la boca de Josh nos sobresalto a todos y le fulminamos con la mirada.

-. ¡Tus orejas! – Gritó divertido – pareces un elfo fugado del rodaje del señor de los anillos – dijo mientras él, Adam y Evan, se reían con estruendo.

-. ¡Hombres! – dijo Kaly con resignación.

-. Sí, son como borregos – contestamos Sarah y yo a la vez.

-. Bueno, si habéis terminado ya… - dije intentando no perder la paciencia.

-. Si, ya esta – dijo Evan mientras se sentaba junto a mí.

-. Muy bien, según las Moiras tu eres el maldito de la profecía, hemos averiguado que nuestro vinculo se formo en presencia del avatar aquel día en el que le defendí de los chiquillos y donde tú me estabas espiando, ¿correcto? – pregunté para que añadieran algún apunte más, como todos asintieron, seguí con mi monologo – a ti es a quien tenía que haber entregado mi virtud – dije algo incomoda – y también tengo que matarte para que tu maldición se rompa y nuestro vinculo también, este vinculo es lo que siempre hemos confundido con… bueno ya sabes – no podía decir amor, porque no lo era, tampoco pasión porque la atracción física que sentíamos era solo y exclusivamente de nuestra cosecha, el vinculo solo nos intentaba acercar el uno al otro confundiendo nuestros sentimientos - ¿Por qué te tengo que matar? – Pregunté – no pienso hacerlo – dije contestando yo misma a la pregunta.



-. Bueno, lo mejor es dejar ese tema por el momento – dijo Kaly – ahora tenemos dos cosas importantes a la vista, una es visitar el Oráculo de Delfos como dice en el manuscrito y la otra… - recurrió a Adam con la mirada para que le infundiera apoyo moral y luego prosiguió – la otra es vuestra boda.

-. ¿Qué? – pregunté

-. Pasamos una semana con las Moiras, Dawn, quedan cinco días para tu cumpleaños – hubiese preferido que me atacara un Ibliseri antes que enfrentarme a eso tan pronto.

-. Dejémoslo a un lado, después tu y yo lo hablamos tranquilamente – le dije a Kaly intentando no derrumbarme y evitando que mi rabia y mala ostia salieran a la superficie dejándome mas débil y zarrapastrosa de lo que estaba.

-. ¿Dónde está el Oráculo de Delfos? – pregunto Josh

-. Es un templo creado para el dios Apolo, está situado en Grecia, en lo que fue la antigua ciudad llamada Delfos, que para vuestra información, ya no existe. Delfos estaba al pie del monte Parnaso, en medio de las montañas de la Fócida, a 700 m sobre el nivel del mar y a 9,5 km de distancia del golfo de Corinto – dijo Kaly dejándonos a todos con la boca abierta.

-. ¡No me miréis así! Lo he leído en la wikipedia – aclaró sonrojándose.

-. Muy bien, eso lo explica todo – se burló Evan.

-. No me piques viejo – le espetó Kaly fulminándole con la mirada.

-. Ok, ya está bien, ¿Cómo encontramos una ciudad que no existe? – pregunté.

-. Quizás ya no exista para los humanos – dijo Sarah – he oído leyendas sobre vuestros dioses – aclaró – sé que cuando el cristianismo se instaló como religión principal y los antiguos dioses fueron desapareciendo de la mente y de los corazones de los humanos, estos dioses olvidados ocultaron la mayoría de sus templos y ciudades, ¿sabes que por esa regla de tres la Atlántida existe? – preguntó entusiasmada.

-. Ella puede tener razón, es una buena lógica, lo único que tenemos que hacer es darle a las runas las coordenadas que nos ha dicho Kaly y las que encontré yo en este libro, son más o menos las mismas – dijo Evan entregándome un libro rajado y amarillento. Lo observe y pude ver que estaba escrito en griego antiguo.

-. No entiendo una patata – le dije devolviéndoselo.

-. ¿Cuándo vamos a ir a visitar a las sibilas ? – Pregunté – no podemos ir todos, esto no es una excursión – aclaré para que no quedaran dudas.

-. Bueno, creo que lo más conveniente es que vayamos solo cuatro personas, elige tu Dawn – dijo Josh.

-. Muy bien, Evan, vendrás conmigo, Josh tu también y Adam – dije mirando al cambiaformas – a ti también te necesito – no sabía porque había elegido a ese grupo, solo sabía que era lo que mi instinto me aconsejaba, tenía que dejarme guiar por él porque tenía la impresión de que si no, las pasaría muy mal.

-. Todos conformes – dijeron los aludidos.

-. Nosotras también – dijo Kaly hablando por ella y Sarah.

-. Mañana sería perfecto, pero tenemos que controlar el cambio horario, no quiero llegar a Grecia a medio día y desintegrarme con el sol – dijo Evan.

-. Sí, sería una lástima… - dijo Sarah sarcástica. No me había dado cuenta hasta ese momento de la tensión que había entre ellos, no se caían bien, se lanzaban cuchillos invisibles con sus miradas y procuraban estar lo más lejos posible el uno del otro.

-. ¡No soporto a esta criaja! – escupió Evan envenenándola con los ojos.

-. ¡Chupasangres de mierda! – insultó esta.

-. ¡¡¡Ey!!! – Gimió Kaly – yo también soy una chupasangre y Dawn también – aclaró de forma divertida.

-. Lo siento – dijo Sarah – solo me refería a él.

-. Perdonado entonces – dijo Kaly mucho mas conforme, lo que la supuso una mirada enfadada de Evan.

-. Niños, niños no se peleen – regañe divertida – mañana iremos a Grecia, os quiero en la cama pronto – dije mientras iba a la cocina y me preparaba un vaso de sangre y una tortilla francesa.

-. Muy bien, según el convertidor del móvil, si salimos de aquí mañana a las siete de la tarde, nada más ponerse el sol, llegaremos a Grecia a las dos de la madrugada – dijo Josh cuando regrese de la cocina. El amanecer estaba a punto de romper el cielo y yo me sentía a cada momento más y más cansada.

-. Mañana nos veremos, a las siete salimos – dije mientras subía las escaleras para volver a meterme en la cama ¿estaría enfermando?

Mi subconsciente sabía exactamente lo que me estaba pasando aunque yo no quisiera reconocerlo. Guardar mi ira y mi dolor en la “trastienda de mi corazón” no estaba funcionando, necesitaba liberarlo para que no me debilitara, pero sabía que si lo liberaba podía transformarme en furia. No podía seguir así, necesitaba alegrar mi corazón y mi alma con algo, necesitaba contacta con Shane, necesitaba verle vivo, solo eso aplacaría mis sentimientos y me llenaría de fuerzas para seguir el camino, bueno… no solo eso me llenaría de fuerza, según la profecía también encontraría poder si mataba a Evan. Eso me asustaba, no quería ni pensar en esa posibilidad, no quería matar a un amigo, no podía hacerlo y lo que es más importante, jamás podría vivir con ello sobre mi conciencia. Por el momento la única alternativa que tenia para llenarme de ilusión y luz, era ver a Shane.
Me senté sobre mi cama y me concentre en su rostro, en sus ojos verdes, oscuros como el mar embravecido, su sonrisa arrogante y seductora, su piel, su tacto…
Salí de mi cuerpo como un cohete, me vi a mi misma sentada en la cama, esto había funcionado a la perfección. Note que la fuerza de la magia me guiaba hacia él y la seguí a toda velocidad. Un rayo azul cayó sobre mí, generó un dolor inhumano y me sentí volviendo apresuradamente hacia mi cuerpo.
El grito de dolor que salió de mi garganta cuando entre de nuevo en mí fue desgarrador, mi brazo y más concretamente mi muñeca derecha dolían como el infierno, como si me hubiesen marcado con un hierro al rojo vivo. Eso era exactamente lo que había sucedido, me habían marcado y condenado a muerte.

5 comentarios:

Jade dijo...

Uyy... vamos a ver que pasará ahoraa... ¿han condenado a Dawn más de lo que ya estaba? haha ¡pobrecitaa! En fin... estoy ansiosa por leer el siguiente capitulo y por saber algo sobre SHANE(L)

besoos


jeei

Elvira De Oliveira dijo...

Dios, Dios, Dios, Dios!

que tanto se puede condenar a muerte a una chica?
que le pasara a SHANE!? queremos saber de el!

suerte y bezoz!

Kiara dijo...

Uff pobre Dawn condenadamente condenada D:
Está muy bueno esto, me muero por más.
¡SALUDOS!

Monxi14 dijo...

Jooo, se ha cortado en lo mejorrr, el siguiente capi va a estar interesante!!!!

besoss

Sunako Chan dijo...

Buen capitulo. Pobre Dawn... Quiero saber más. Espero que publiques pronto!