jueves, 23 de julio de 2009

Capitulo Uno

Era domingo por la tarde, nos habíamos levantado antes que nunca para recibir a los nuevos alumnos, muchos de los vampiros no se habían tomado demasiado bien que nos convocaran a las cinco de la tarde en la sala de audiovisuales, a mí todo eso me daba igual, gracias Dios yo no tenía problemas con el sol.
Algunos vampiros gamberros se acercaron al mini cine en pijama para mostrar su protesta, lo que resultó realmente cómico en el caso de Lucas Gloom, quien llevaba un pijama enterizo con dibujitos de cochecitos y semáforos.
Después de pasar un buen rato metiéndonos con su atuendo mientras algunos vampiros rezagados entraban en la sala, divisé a Shane y Nicky que acababan de entrar.
Siempre que le veía mi estómago me golpeaba con fuerza como si tuviera mariposas retozando libremente entre mis tripas, él siempre me miraba con una expresión ilegible.
Después del primer contacto visual, Shane cambió de dirección para sentarse justo delante de mí. ¿Lo hacía a propósito? Sí, pero antes muerta que dejarle ver cómo me corrompían los celos.
Evan y Kaly llegaron justo antes de que la directora cerrara las puertas y se sentaron uno a cada lado de mi butaca.

- ¿Cómo lleváis el madrugón? – pregunté en un susurro.

- Bien – contestaron al unísono – pero creo que tú lo llevas mejor, tienes buena cara… – dijo Kaly con una mueca de fastidio.

- Es lo bueno de no tener alergia al astro rey – contesté mientras la sonreía feliz.

Todos nos callamos cuando la directora Black comenzó con su charla, fue un discurso aburrido en el que nos pedía, bueno en realidad nos ordenaba y exigía, portarnos bien con los nuevos estudiantes y hacerles la integración más fácil.
Una vez terminado su monólogo nos obligó a esperar allí hasta que regresara con los nuevos vampiros, antes de irse, Black mandó a Lucas y a varios revolucionarios a sus dormitorios para que se cambiaran de ropa.

- ¿Emocionados por los nuevos alumnos? – dijo Shane dándose la vuelta para hablar con nosotros.

- La verdad es que no – dijo Kaly tan sorprendida como yo por el intento de diálogo del niño arrogante.

- Pues yo si – contesté sin pensar. Todos volvieron sus miradas hacia mí y Shane puso una mueca de desagrado – me encanta conocer gente nueva – añadí.

- No me lo creo – dijo Kaly moviendo la cabeza en desacuerdo – tu estas emocionada por los nuevos chicos – dijo mientras me miraba con un brillo divertido en los ojos. Esta afirmación no pareció agradar demasiado a ninguno de los dos chicos.

- No confundas mis deseos con los tuyos – dije riéndome.

- Yo también tengo ganas de conocer gente nueva – dijo Nicky que se había girado para hablar. Era la primera vez que escuchaba su voz de niña pija. Físicamente era muy guapa, rubia con el pelo muy largo y ojos color ámbar intenso, pero la verdad es que la pobre no tenía muchos muebles en la cabeza.

- ¿Hablas? – pregunto Evan con fingida sorpresa. No pude evitar partirme de risa cuando ella frunció el ceño mientras procesaba la información. Shane también pareció divertido, siendo su novia la tenía que haber defendido, en lugar de eso simplemente se quedó callado.

- No quiero conocer a más chicos – dijo Kaly volviendo al tema principal – estoy en periodo monjil – añadió cuando Shane y Nicky fruncieron el ceño. Kaly siempre estaba relacionándose con hombres, que quisiera prescindir de ello era realmente extraño para cualquiera que la conociera un poco.

- Yo creo que solo aguantarás como mucho dos semanas – dijo Evan muy convencido.

- Yo creo que aguantaras un mes – dije yo.

- ¿Os habéis apostado algo? – pregunto Kaly sorprendida. Evan y yo nos miramos atentamente.

- No, pero vamos hacerlo ahora – dijo Evan mientras ponía su mano sobre la barbilla en gesto pensativo.

- Vale, si gano yo, respondes a la pregunta que llevo haciéndote todos los días de las vacaciones – dije entusiasmada por la posibilidad de averiguar cuál había sido el encargo secreto de la directora.

- Muy bien – dijo sorprendiéndome – pero si gano yo, quiero que me dejes beber tu sangre – añadió riéndose.

- ¿Qué? – preguntamos Shane y yo al unísono.

- Es un trato justo, tengo entendido que tu sangre es… embriagadora – dijo mientras miraba a Shane con superioridad.

- Vale – me oí decir para mi asombro y el de mis compañeros – trato hecho, es solo un mordisco en el cuello – dije tendiéndole mi mano a Evan para formalizar la apuesta.

- La arteria la elijo yo, pero ya te puedo asegurar que no será ni la del cuello ni la de la muñeca – anuncio Evan mientras sacudía suavemente mi mano y me sonreía con anticipación. Sabía perfectamente qué arteria iba a escoger y un calor extraño generado por mis malditas hormonas recorrió mi cuerpo con excitación.

- No puedes hacer eso – me dijo Shane mientras encontraba mis ojos.

- Bla, bla, bla – le contesté haciendo caso omiso de su repentino enfado.

- Cariño, no te metas en sus asuntos – dijo Nicky intentando recuperar la atención de su novio y acurrucándose en sus brazos, algo realmente difícil si tenemos en cuenta que estaban girados hacia nosotros. Después, Shane le comió la boca, así era como a Kaly le gustaba llamar a ese tipo de besos, aparté la mirada y encontré los curiosos ojos de Evan que me miraban con algo extraño y caliente.

- ¿Qué pasa? – le pregunté sonrojándome por su forma de observarme.

- Me muero de ganas de que pierdas la apuesta – dijo mientras Shane se apartaba de su pegajosa novia y le lanzaba una mirada envenenada.

- No me hace ninguna gracia que apostéis sobre esta tontería – dijo Kaly mirándonos con fastidio.

- No te preocupes demasiado y procura aguantar al menos un mes – le supliqué.

- No lo aguantes y te compraré un precioso y carísimo vestido – dijo Evan.

- No vale hacer trampas, ni sobornar a nadie – le espeté fulminándole con la mirada.

En ese momento nuestra conversación fue interrumpida con la llegada de los nuevos vampiros. Era cinco, dos chicos y tres chicas, y como era de esperar, realmente bonitos y atractivos. Desfilaban detrás de la directora mientras se dirigían hacia el centro de la sala.

- Queridos alumnos, éstos son los nuevos miembros de nuestra casa durante los próximos seis meses, espero que sean agradables y respetuosos con ellos – dijo la directora Black mientras los señalaba con una mano.

Todo el mundo los escrutó dándoles el visto bueno y acto seguido la directora se marchó dejándolos solos ante todos nosotros, me recordó mucho a cuando me presentó a mí hace seis meses, así que decidí acercarme a saludarlos seguida de Evan y Kaly.

- Hola, me llamo Dawn Summer y estos son Evan Shadows y Kaly Midnight – le dije al pequeño grupo.

- ¿Tú eres la banshee? – preguntó una de las chicas rubias.

- Si – contesté algo incómoda.

- Eso es genial ¿no? – me preguntó muy poco convencida.

- Bueno… - ¿Qué quería que le dijera?

- Nosotros somos Duna Doker – dijo uno de los chicos percatándose de mi incomodidad y señalando a una chica morena con cara de malas pulgas – el es Robert Nacht – dijo señalando a un chico casi albino de ojos azules y a al parecer, por su inmediato sonrojo, muy tímido – ellas son Patrice y Rowind Finster – señaló a las dos chicas rubias que alzaron la mano a modo de respuesta – y yo soy Jake Middernacht.

Seguramente me olvidaría de sus nombres en el momento que saliera de la sala. Otro grupo de chicos de segundo año se acercó a las chicas nuevas para acompañarlas a sus dormitorios y los dos chicos se quedaron solos.

- ¿Queréis que os acompañe a vuestras habitaciones? - se ofreció Kaly. La brillaban los ojos cuando miraba a Jake. Ya había visto ese brillo de depredador en otras ocasiones, en ese momento me di cuenta de que seguramente Evan ganaría la apuesta por goleada.

Kaly se marchó con los dos chicos dejándonos a Evan y a mí solos. Pude ver que la sala estaba casi bacía y que la mayoría de los vampiros se había bajado a desayunar, todos excepto la parejita feliz que nos miraba atentamente.

- Pronto podré probar tu sangre – dijo Evan mientras se reía con estruendo.

- Espero que se te atragante – le contesté haciendo que los dos empezáramos a reírnos como locos ante la mirada enojada de Shane y la mirada perdida de Nicky.

Los buenos momentos no duraron demasiado. De golpe y porrazo sentí una extraña sensación de vacío recorrer mi cuerpo y una serie de sentimientos, dolor, ira, injusticia y miedo desfilaron por mis entrañas dejándome casi fuera de combate.
Al cabo de unos minutos volví a mi realidad, cuando abrí los ojos estaba en brazos de Evan que me miraba con preocupación y ansiedad. Shane estaba inquieto y nervioso moviéndose a nuestro lado.

- ¿Qué demonios pasó? – preguntó Evan mientras me sentaba sobre una butaca de la primera fila.

- No lo sé – le contesté – tuve unos sentimientos muy extraños, era como si los sentimientos de alguien se hubiesen colado dentro de mi cuerpo.

- ¿No es eso lo que hacen las banshees? ¿Captar lo sentimientos de quienes las rodean? – dijo Nicky asombrosamente locuaz. Los tres nos quedamos mirándola sorprendidos.

- Tu Barbie tiene razón, pero para llegar a una banshee es necesario sufrir mucha ira, dolor o algo más intenso, además la fuente tiene que estar cerca, no son radios de onda larga – explicó Evan.

- Tienes que hablar con la directora – dijo Shane mientras se apartaba bruscamente de Nicky que había intentado meterse otra vez en su boca.

- Haré lo que me dé la gana – dije con enfado. Odio que me digan lo que tengo que hacer como si fuera una cría de catorce años – tu lárgate a follar y déjanos tranquilos – le escupí, dejándole más divertido que enojado.

- Te llevo a tu habitación y allí hablamos – dijo Evan mientras me ayudaba a ponerme de pie.

- No, vamos primero a desayunar – le dije.

Nos pusimos de camino hacia del comedor seguidos por la insoportable pareja de gilipollas, una vez allí, nos sentamos en lados opuestos de la cafetería.
Kaly todavía no había llegado.

- ¿Te encuentras bien? – preguntó Evan mientras se sentaba frente a mí.

- Sí, estoy bien, no ha sido nada y no voy a molestar a la directora con esto – antes de que me interrumpiera le corte rápidamente – si me vuelve a pasar hablaré con ella ¿vale?

- De acuerdo – dijo a regañadientes.

En ese momento apareció Robuert, el conserje, y me entregó una carta de mi madre, desde finales de año no había tenido noticias suyas y me emocionaba muchísimo cuando me llegaban sus sobres rosas.
Abrí la carta mientras Evan se acercaba a por los desayunos.




Querida Dawn:

¿Cómo estás? Espero que estés bien, tengo muchas ganas de verte y te echo mucho de menos.
El motivo de mi carta es precisamente eso, tengo que hablar contigo algo especialmente delicado y es mejor que lo hagamos en persona, así pues ya hablé con la directora de tu casa, que muy amablemente me va a permitir hacerte una visita en breve, seguramente antes de que acabe el invierno nos podremos ver y charlar.

Te quiere Loil.

Mi madre quería hablar personalmente conmigo, eso era extraño, además no mencionaba en ningún momento a Marcus, mi padrastro, ¿podrían estar pensando en divorciarse? Quizás sea ese el motivo de su visita, bueno, solo tendría que esperar un par de semanas para saberlo, pero la verdad era que aunque pensara divorciarse de Marcus, yo no tendría ningún problema en aceptarlo, ni me pondría de parte de ninguno, quería mucho a Marcus, como si fuera mi verdadero padre, pero el problema era que ese padre venía en el mismo paquete que un bicho llamado Moira. Por el momento me olvidé de su visita y me centré en Kaly, que venía hacia nuestra mesa corriendo como una loca.

- Aquí está el desayuno – dijo Evan dejando la comida y las jarras de sangre sobre la mesa, luego reparó en Kaly, que atravesaba el comedor como una bala en nuestra dirección.

- ¿Qué pasa? – la pregunté cuando vi la expresión de su cara.
- Alguien ha quemado una planta entera del edificio centro – dijo Kaly entre jadeos nerviosos – la planta de los dormitorios principales.

- Evan se levantó de golpe – desde principio de vacaciones se había ido a vivir a la zona residencial de los profesores, o lo que es lo mismo la cuarta planta del edificio centro - ¿Hay algún herido? ¿Ha sido provocado? – preguntó furioso.

- No hay nadie herido o muerto y he oído que quizás ha podido ser la profesora Stock – la profesora Stock fue la cabecilla del lio en el que estuve metida el semestre pasado, ella huyó de SubMundo cuando se desató la histeria, desde entonces nadie sabe dónde está.

- Si se marchó del instituto ¿Cómo ha podido volver? – pregunté dándome cuenta de que otros alumnos ya estaban hablando del incendio y corriendo la voz.

- No sé, esto es muy confuso – dijo Kaly mientras se sentaba y se servía un vaso de sangre.

- ¿Qué hacías tú en el edificio centro? – preguntó Evan.

- Bueno… le estaba enseñando a Jake las aulas – dijo mientras se sonrojaba. ¡Mierda!, la apuesta está más que pérdida.

- ¿No podías haber esperado a que fuéramos todos? – le pregunté molesta mientras Evan ensanchaba su sonrisa.

- Tú no te rías tanto, todas tus cosas se han calcinado y ahora eres un sin techo – le espetó Kaly con malicia.

- Los bienes materiales me importan un comino y por lo del techo no hay problema, volveré a la habitación que compartía con Shane.

- Error - dijo Kaly sonriente – todos los dormitorios están ocupados, la única persona que no comparte habitación es ella – dijo señalándome con un dedo.

- Perfecto, saluda a tu nuevo compañero de cuarto – me dijo Evan.

- De eso nada – me opuse moviendo la cabeza de un lado a otro.

- ¿Me vas a dejar en la calle? – preguntó fingiendo incredulidad. Se estaba divirtiendo demasiado con esto.

- Si la directora no te puede conseguir otra habitación no me opondré, pero por el momento no cantes victoria – le dije mientras terminaba la última salchicha de mi desayuno. Una idea extraña pasó fugazmente por mi cabeza en ese preciso momento - ¿A qué hora sucedió el incendio? – pregunté mientras la sensación de angustia invadía mi mente. ¿Era posible que los sentimientos ajenos que había experimentado en la sala de audiovisuales fueran los del pirómano?

- Poco después de marcharme con Jake y Robert – Evan y yo nos miramos sorprendidos, él al igual que yo había llegado a la misma conclusión - ¿Por qué? – preguntó Kaly que observaba nuestra silenciosa conversación.

- Por nada – le contesté sorprendiendo a Evan. Cuantas menos personas supieran sobre mi “incidente” mucho mejor.

- Bueno tenemos que darnos prisa – me dijo Kaly. Ya se había recuperado totalmente del susto – hoy empezamos el día con las presentaciones en las nuevas asignaturas – explicó. Era domingo, pero todos teníamos que ir a las nuevas clases para hacer las correspondientes presentaciones, lo bueno es que no empezaríamos oficialmente hasta el día siguiente y esta noche a las ocho y media estaríamos fuera del edificio centro preparándonos para la fiesta de bienvenida que se celebraría en el salón de fiestas en honor a los recién llegados.

Por suerte estas navidades había recibido un paquete de mis padres con varios vestidos de fiesta, esta vez mi madre no se esforzó en que fueran de colores y me consiguió uno rojo fuego muy lindo y otro verde botella. Era la primera vez que mi madre me compraba algo que realmente me gustaba.
Después de que Kaly terminara su desayuno las dos nos encaminamos hacia el edificio centro, Evan sin embargo se fue en dirección al despacho de la directora Black para solucionar sus problemas de hospedaje.
Cuando salí de la casa de la Oscuridad pude ver el destrozo que habían causado las llamas en la cuarta planta del edificio centro, gracias a Dios no le había dado tiempo a propagarse demasiado.
Entramos en la clase de herbología de la profesora Lawn, era un hada muy linda y joven no tendría más de veintitrés años humanos, aunque probablemente tuviera cuarenta años reales.
Para mi grata sorpresa solo había dos hadas en el aula y ninguna era Moira, había cuatro cambiaformas que no conocía y tres vampiros, para mi desgracia Shane estaba entre ellos.
Kaly y yo nos sentamos en los únicos asientos que quedaban libres, justo frente a Shane y su compañero de mesa, Lucas Gloom.


siguiente capitulo el dia 29 de julio

6 comentarios:

Karina dijo...

Que bueno que comenzate, estaba impaciente.
Me ecnato el capitulo y me gusta el trio, me hace reir.
besos
nos vemos

Verop dijo...

ow dawn me gusto mucho ese capitulo con todo de la apuesta tmb me hiz reir mucho me gusto, ame el echo q fue un capitulo largo a comparacion a los anteriores me encantan q sean asi de largos *-* eres muy beuna escritura me gusta mucho tu sagas besos cuidate ^^

Kiara dijo...

Muchas gracias por comenzar a subir los capítulos *-* estaba esperando para leer!!
Se puso muy interesante desde este primer capítulo xD ya quiero ver como sigue.
¡Saludos!

Analieta dijo...

dawn!!!! wooo esta muy lindo el capotulo!!! ya estoy loka por el siguiente!!

mucha suerte!!! besos

beni dijo...

me encanta eres genial...mucha suerte

Ryssa dijo...

fascinante, como siempre m encanto, realment eres exepcional, y nuevamente gracias por compartirlo, m muero por leer el siguient

besitos